Con un descenso de la tasa de desempleo al 5,5%, según el Departamento de Trabajo, Estados Unidos se acerca al pleno empleo. Un sólido informe sobre el empleo y una fuerte tendencia de crecimiento intertrimestral del PIB, así como un aumento del gasto minorista de los consumidores, indican signos de crecimiento sostenido. A medida que la economía cobre impulso, la competencia por los mejores talentos seguirá siendo feroz. Muchas empresas seguirán recurriendo a un empleador registrado o a una agencia de externalización de RR.HH. para contratar o buscar trabajadores temporales que cubran lagunas de cualificación, aumenten el personal fijo o acaben convirtiéndose en empleados a tiempo completo. He aquí algunas pautas para ayudar a las organizaciones a obtener el mejor rendimiento de sus trabajadores suplementarios.

Definir claramente el puesto
Determine las competencias necesarias para el puesto. Tenga en cuenta tanto las competencias blandas como las duras. ¿Requiere el puesto una gran capacidad de comunicación oral y escrita, además de las funciones básicas del trabajo? ¿La persona que ocupe este puesto trabajará en equipo o de forma independiente? Consulta a empleados que hayan desempeñado con éxito el mismo puesto o uno similar y obtén su opinión sobre las habilidades y conocimientos que necesita un trabajador temporal para tener éxito en el puesto. Proporcione tantos detalles como sea posible a su agencia de colocación o a su reclutador independiente para que puedan ayudarle a encontrar al candidato más prometedor para el puesto.

Preparar al personal fijo
Los empleados fijos pueden sentirse amenazados por la introducción de trabajadores temporales o contratados, lo que puede provocar un descenso de la moral y la productividad. Para fomentar una respuesta positiva, informa a los miembros del personal sobre los empleados temporales y explícales cómo, por qué y dónde se utilizarán, y cómo los trabajadores ayudarán o afectarán a sus responsabilidades.

Expectativas y plazos claros
Las empresas suelen infrautilizar a los trabajadores temporales, sobre todo a los que cubren vacíos de personal a corto plazo, al esperar menos de ellos que de los empleados fijos. Fije expectativas claras y establezca plazos para las tareas y los proyectos. Esto ayuda a los trabajadores y a sus supervisores a evaluar su rendimiento y a hacer los ajustes necesarios. También proporciona a los empleados temporales objetivos tangibles y una sensación de logro cuando se alcanzan las metas.

Formar, evaluar y gestionar
Los responsables de contratación pueden preguntar al empleador o a la agencia de colocación qué tipos de formación pueden ofrecer. Sin embargo, incluso los trabajadores más cualificados y experimentados desconocerán los procesos, enfoques y procedimientos específicos de una empresa. Asigne a un supervisor o a un miembro de la plantilla la tarea de orientar y formar a los empleados temporales y de supervisarlos periódicamente los primeros días para responder a sus preguntas, evaluar sus progresos y su productividad, y hacer las correcciones necesarias.

Haga que los trabajadores temporales formen parte del equipo
Los trabajadores temporales y contratados a menudo se sienten alienados de los empleados fijos o como ciudadanos de segunda clase, lo que puede minar su moral y hacer que su productividad y eficacia caigan en picado. Trátelos como empleados fijos y hágales sentir que son una parte valiosa del equipo. Presénteles a sus compañeros y supervisores, emparéjelos con un "compañero" o cree equipos de trabajadores fijos y temporales para eventos o competiciones. Esto crea camaradería entre el personal temporal y el de plantilla, lo que aumenta la moral y fomenta un entorno de trabajo positivo y productivo.

Comparte este artículo:

IES celebra 50 años de soluciones innovadoras para la mano de obra.